Las mascarillas faciales son una de nuestras prácticas favoritas para el cuidado de la piel. Estas nos ayudan a relajarnos, a desintoxicar la piel, a desatascar poros, a estimular la circulación sanguínea, a fomentar la producción de colágeno, a tonificar la piel y por supuesto a hidratarla. Es por eso que te compartimos la mascarilla de avena, seguro que has escuchado hablar de ella.

Mujer con mascarilla de avena en el rostro

Mascarilla de avena

La avena es un cereal que se consume en todos los hogares del mundo y según diversas investigaciones científicas y médicas, puede tener una gama de beneficios potenciales para la salud. La avena está cargada de fibra dietética y resulta ser un alimento  saludable para reducir el colesterol. Asimismo, puede ser usada para regular la presión arterial, controlar la digestión, bajar de peso, reducir el riesgo de padecer enfermedades coronarias y mucho más.



Sin embargo, la avena es más que un cereal que ayuda a reducir los niveles de colesterol de la sangre o ayuda con la digestión. También se trata de un ingrediente que puede hacer muchísimo por tu piel. Contiene avenantramidas que no son más que compuestos antioxidantes y antiinflamatorios que pueden aliviar la comezón, la sequedad y la irritación de la piel. De hecho, también ayuda a nutrir el cabello y puede usarse como un protector solar. Sin embargo, nos enfocaremos en lo que este cereal puede hacer por tu piel.



La avena ha ayudado a millones de jóvenes en todo el mundo a combatir al acné, ya que absorbe el aceite de la superficie de la piel. También ha contribuido a solucionar los problemas de los poros grandes. Es por eso que resulta ser el ingrediente perfecto para usarse como mascarilla facial. Pero ¿cómo utilizarla? Esto te lo decimos a continuación.

 

Ingredientes naturales de mascarilla de avena

Ingredientes para la mascarilla de avena

Para realizar esta mascarilla necesitarás:

  • ½ taza de agua
  • ½ taza de avena
  • 3 cucharadas de yogurt natural
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 clara de huevo

Preparación:

Toma un recipiente y agrega allí la 1/2 taza de agua y ponla a calentar solo un poco. Luego coloca la media taza de avena y deja que esta se asiente y absorba el agua. A continuación agrega tres cucharadas de yogurt natural (de preferencia griego), coloca las dos cucharadas de miel y finalmente la clara de huevo.

Uso

Terminada la mezcla, comienza a aplicar capas delgadas de ella sobre tu rostro y asegúrate de cubrirla por completo. Hecho esto, deja que actué por al menos 15 o 20 minutos. Luego retírala con abundante agua tibia y listo. Si realizas esto al menos 2 veces por semana verás cómo tu piel lucirá más hidratada, y con una apariencia formidable.