fbpx

Estilo de vida saludable para una piel radiante

Piel radiante

Tener una piel radiante o bonita comienza con un estilo de vida saludable. Los cuidados básicos de la piel incluyen el comer los alimentos adecuados, beber suficiente agua, hacer ejercicio, dormir los suficiente, proteger tu piel del sol, no fumar y limitar la ingesta de alcohol y cafeína.

Una piel cuidada es una piel sana y luminosa en la cual nuestro maquillaje lucirá de manera espectacular.

Pero empecemos por el principio. La salud de nuestra piel comienza desde el interior, es decir, por lo que comemos. El crecimiento de nuevas células depende de las vitaminas, minerales y la hidratación que le aportemos. Debemos tomar al menos cinco raciones de frutas y verduras cada día.

Algunas de las vitaminas más importantes para nuestra piel son:

  • La vitamina A que ayuda a prevenir el envejecimiento.
  • La vitamina C que fomenta el desarrollo de colágeno y elastina, proteínas encargadas del tono y la elasticidad de la piel.
  • La vitamina B que aumenta los ácidos grasos en la piel.
  • La vitamina D esencial para el desarrollo de las células de la piel.
  • La vitamina E, antioxidante que ayuda a construir y mantener saludable el tejido de la piel.

¿Qué pautas de estilo de vida saludable debemos seguir para un correcto cuidado de nuestra piel?

Estilo de vida saludable para una piel radiante

A continuación, os dejo 6 puntos a seguir para el cuidado de nuestra piel:

1Hidratar nuestro cuerpo. Este se compone de un 80% de agua. La falta de hidratación hace que las células de la piel se vuelvan secas y escamosas. Para mantener una buena hidratación, debemos comer alimentos con un alto contenido en agua como frutas, verduras, y beber al menos 8 vasos de agua al día. Es importante limitar la ingesta de café y otras bebidas que contengan cafeína así como los diuréticos que eliminan el agua de nuestro cuerpo impidiendo la absorción de vitaminas y minerales.

2Hacer ejercicio. El ejercicio aumenta el flujo sanguíneo llevando más oxígeno a la piel y limpiando de impurezas del cuerpo a través del sudor.

3Un sueño reparador. Durante el sueño es cuando nuestras células se regeneran por lo que si no dormimos lo suficiente, nuestra piel se volverá menos elástica y más propensa a tener brotes de acné.

4Cuidado con el sol. El exceso de exposición al sol es el enemigo número uno de la piel. Este causa envejecimiento prematuro, incluidas arrugas y pérdida de elasticidad e hiperpigmentación y, en los peores casos, cáncer de piel. Es importante que utilices un protector solar de amplio espectro con un SPF de al menos 15 en invierno y 30 en verano.

5Di no al tabaco y el alcohol. La nicotina le roba a la piel el oxígeno haciendo que esta se vea opaca y gris, y con bajos niveles de oxígeno la piel pierde elasticidad, lo que provoca flacidez y arrugas. Mientras que el alcohol provoca reacciones alérgicas como urticaria y erupciones.

6No te estreses. Las fluctuaciones hormonales relacionadas con el estrés pueden causar acné en adultos y otros problemas de la piel.

¡Recuerda, piel tenemos una y debemos cuidarla!

Noemí profesional de make up
Noemí Gómez Fernández. Make Up Artist & Hair Stylist
Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.