Islas Cook, un paisaje de ensueño. Un precioso paisaje es una verdadera riqueza de la vida.

¿Por qué crees que la mayoría de las personas hoy en día están buscando siempre tener más dinero, más ropa, más coches…?

Todos los días nos despertamos con el propósito de ir a trabajar para poder cubrir todos esos gastos que queremos hacer o que ya hicimos, pensamos en las cosas que nos gustaría tener y muchas veces no podemos. Nos frustramos cuando algo no nos alcanza, deseamos lo que los demás tienen y yo no puedo tener. En pocas palabras, no estamos satisfechos con lo que tenemos. Y es obvio, ¿a quién no le gustaría poder tener todo lo que desea? Yo creo que nadie te contestaría que no. Trabajamos y buscamos volvernos ricos.

¿Cuál es la verdadera riqueza de la vida?

Lo que no te has dado cuenta es que la verdadera riqueza de la vida se encuentra al alcance de tus manos, tú puedes ser rico desde ¡hoy! El problema es que estamos confundidos con lo que es ser una persona rica.

La sociedad y la mercadotecnia de hoy en día nos han hecho pensar que cuanto más cosas tengas o más cosas puedas comprar, más rico te vas a volver y por ende serás más feliz. Tristemente, eso es un gran error. La riqueza de tu vida no necesita mucho dinero para ser comprada, necesita solamente de ti y de tus sentidos para poder disfrutarla. Debemos aprender a distinguir las cosas que nos ayudan a ser más felices, y cuando sepas encontrarlas te darás cuenta que ninguna de ellas necesita de mucho dinero para poder comprarla. Si encuentras algo que te haga feliz, vas por buen camino, te estás volviendo rico.

Mujer feliz y sonriente

Ejemplos de la verdadera riqueza de la vida

Yo te puedo compartir algunas de las cosas que han hecho de mi vida una riqueza, no siempre es fácil, como todo en la vida, debes trabajar y esforzarte para poder encontrarla.

1La gente valiosa, alguien que te haga reír, que te dé un buen consejo, con la que puedes tener una conversación profunda, la que te regala un abrazo, con la que vas a dar un paseo, es gente que debes mantener cerca ya que esas personas están haciendo de ti a una persona más rica. No te aísles, tú eres la riqueza de alguien más.

2Despierta tus sentidos, conecta tu mente, tu cuerpo y tu espíritu, abre los ojos y date cuenta de todo lo que hay a tu alrededor que no haya sido construido por el hombre.

Un paisaje, la naturaleza, un parque, las flores, el campo, el mar, un atardecer, el cielo, la lluvia entre infinitas cosas más. Detente y aprecia las obras de arte que la naturaleza hace solo para ti. Vivimos rodeados de edificios, coches, calles, casas y ruido que nos impiden ver la belleza en la tierra que se ha creado para enriquecer a nuestra alma. Tómate un tiempo y escápate a disfrutar de un paisaje y te darás cuenta de una gran riqueza que te estabas perdiendo. Belleza y paz que necesita tu alma.

Un precioso paisaje, una de las verdaderas riquezas de la vida

3No te preocupes, mejor ocúpate, no te estreses, dale la importancia que se merece a cada cosa, ni más ni menos. Todos tenemos mil y una cosas que queremos lograr, pero si llenamos nuestra cabeza de preocupaciones y deberes, nuestra mente no tendrá espacio para tomar la vida. Enfócate en lo que realmente es importante y aunque te estreses o vivas a la ligera, vas a lograr lo que te propongas. Por eso es mejor vivir con una buena actitud y un balance a dejar de “vivir” por un tiempo y solo sobrevivir. Enriquécete con tus labores diarios que no sean una carga para ti, dales el tiempo necesario y date el tiempo para vivir.

4Vuélvete rico en experiencias y conocimientos: viaja, conoce, aprende, lee, prueba cosas diferentes y sal de tu zona de confort. Los recuerdos son los que debes acumular, no las cosas materiales.

5Y, por último, vive una vida balanceada, descansa, come bien, haz ejercicio, PIENSA POSITIVO y da gracias a la vida. Tu cuerpo, al igual que todo lo demás en esta vida es un espejo de tus pensamientos y creencias. Si vives quejándote y sin ganas es lo que vas a reflejar al mundo. Cambia de hábitos y siéntete cómoda con tu vida, nunca es tarde. Llena tu cuerpo de vida y verás lo mucho que puedes brillar.

Hombre haciendo ejercicio y montañismo en un día nublado. Practicar ejercicio y poder hacerlo en un precioso paisaje, es sin duda una riqueza de la vida.

Poco a poco vete olvidando de lo que creías que era importante para tu felicidad y empieza por darte cuenta de que naciste siendo la persona más rica. No dejes que tus deseos de felicidad sean robados por la sociedad materialista de hoy en día.

Valeriee Barrio

Por: Valeriee Barrio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here