¿Conoces toda la verdad sobre la cavitación?

0

¿Conoces toda la verdad sobre la cavitación?

Muchas de nosotras tenemos dudas sobre qué tratamiento elegir para moldear y cuidar nuestro cuerpo.

Para ello es de vital importancia informarnos sobre las diferentes posibilidades y por tanto es necesario saber cuales son los beneficios, cuidados y contradicciones de aplicarlas en nuestro cuerpo.

¿Qué es la cavitación?

En la cavitación, no es necesaria la cirugía, ya que se utiliza una aparato de ultrasonidos aplicado sobre la piel.

Provoca la ruptura selectiva de las células grasas o adipocitos y fortalece el colágeno, con lo que se disminuye la celulitis (piel de naranja), se eliminan toxinas y así se consigue una piel más elástica.

Este tratamiento disuelve el contenido graso en líquido para que nuestro cuerpo lo libere a través de nuestro tejido linfático y gracias al ultrasonido cavitacional, nuestra piel consigue mantenerse nutrida y con gran elasticidad.

Es un tratamiento apropiado para abdomen, caderas, cartucheras, cara interna y posterior de muslos y brazos.

Cuidados

  • Es una técnica alternativa a la liposucción.
  • Es importante combinarlo con la presoterapia para conseguir mejores resultados.
  • El tratamiento dura  40 minutos y se deben realizar alrededor de 12 sesiones, con periodicidad semanal.
  • El objetivo de este tratamiento no es bajar de peso sino moldear nuestro cuerpo, eliminando grasa localizada.
  • Permite mantener la piel cuidada e hidratada.
  • Es importante realizar una dieta adecuada con una ingesta de 2 litros de agua diarios, evitando bebidas azucaradas.
  • Es un tratamiento indoloro y te aporta una sensación de relajación.
  • En algunos casos, se utilizan cremas reafirmantes para mejorar el estado de la piel después de los tratamientos.

Contraindicaciones

  • No se debe utilizar cerca de órganos importantes para nuestro organismo.
  • En casos extremos puede provocar quemaduras de carácter grave en nuestro cuerpo.
  • No se deben aplicar este tratamiento en personas con piel atópica, mujeres embarazadas, en portadores de marcapasos, en epilépticos, en alteraciones auditivas o vértigo.
  • No aconsejable para pacientes con enfermedades graves hepáticas o renales.
  • Evitar la cavitación en pacientes con sobrepeso, si no es acompañada de dieta estricta.

Las autoridades francesas han informado complicaciones de esta técnica como: necrosis cutánea, hematomas y trombosis.

Es importante acompañar estos tratamientos con la supresión de la ingesta de alimentos ricos en grasas y el ejercicio para fortalecer nuestro cuerpo con la finalidad de mejorar el resultado final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here