Deporte sostenible y ecológico

Deporte sostenible y ecológico

El problema sobre el cambio climático es una realidad y pese a no querer entrar en polémicas sobre las leyes que atañen la mayoría de la sociedad está tomando conciencia sobre el tema. Y es que vamos contrarreloj.

Todos los días podemos ver en las redes sociales y en medios de comunicación noticias sobre el deterioro del planeta, y desde luego, no les falta razón ya que, sin ninguna duda, todos deberíamos de reeducar nuestros hábitos y luchar por mejorar las condiciones de la Tierra.

Todos los ámbitos están sufriendo cambios a raíz de este problema que por otra parte nosotros mismos hemos sido los causantes. En el deporte pasa exactamente lo mismo. La tendencia ha virado hacia una mayor preocupación por la huella que dejamos en el planeta también cuando practicamos deporte o simplemente disfrutamos de él.

Hoy en día, el deporte español lucha por situarse a la cabeza en cuanto a su compromiso por una sociedad que adquiera un modelo de desarrollo más sostenible.

Este compromiso se establece y se materializa a través de la Carta Verde del Deporte Español, que contiene los valores y principios básicos que deberán contemplar las organizaciones y entidades que lo suscriban para orientar sus futuras políticas y prácticas deportivas, en materia de sostenibilidad y ecología. Desde nuevos tejidos a base de plásticos. Nuevos materiales biodegradables y compromiso de emisiones.

El deporte (sobretodo algunos como el fútbol) ejerce un papel muy importante en la difusión y concienciación de valores por lo que es importante que también se alíe contra el cambio climático a través del desarrollo sostenible evitando la degradación ambiental y los desequilibrios sociales.

La sostenibilidad es un largo proceso que podemos comparar con una carrera. Mientras algunas marcas todavía están en la fase de aclimatación, ya hay otras que están llegando a la meta.

Ya hay marcas que utilizan tejidos 100% reciclados, marcas que abogan por invertir parte de sus ganancia en eliminar contaminantes, marcas que tienen sistemas de producción completamente limpios e incluso marcas que se apoyan en nuevos estudios científicos para crear productos que apoyen la sostenibilidad como cremas solares sin microresiduos o tintes no contaminantes.

Como consumidores podemos aportar nuestro granito de arena y ser consecuentes con nuestros valores, no solamente de cara al escaparate, sino tomando realmente conciencia y buscando soluciones.

Pareja montando felices en una misma bicibleta

Aquí os dejamos algunas opciones para que vuestra vida deportiva deje la menor huella posible:

– Transportarte hasta tu lugar de entrenamiento en transporte público

La idea es bastante simple, si vamos ha hacer deporte porque no empezamos decantándonos por desplazarnos hasta el lugar dónde lo practicaremos en trasporte público, o mejor aún, porque no aprovechamos los desplazamientos para hacer ejercicio cardiovascular. Trata de ir andando, corriendo o con transportes sostenibles como la bicicleta. Un pequeño gesto que contribuye a evitar la contaminación de tu ciudad.

– Realiza entrenamientos al aire libre

En la medida que os sea posible dependiendo de vuestro objetivo y volumen de entrenamiento podéis realizar sesiones de entrenamiento al aire libre ahorrando el gasto energético.

La tendencia en el deporte ha virado hacia una vertiente de entrenamiento más funcional, en muchas ocasiones sin necesidad de entrenar en un gimnasio o club deportivo. Podéis decantaros por adaptar el entrenamiento que realizáis normalmente en el gimnasio por una modalidad al aire libre usando TRX, entrenamientos de “streetworkout”, running entre otras muchas opciones.

Mujer realizando ejercicio físico en un gimnasio motivada por su entrenador

– Compra con cabeza

Todas las temporadas renovamos nuestra indumentaria deportiva y nos hacen creer que gracias a ciertos productos entrenaremos más y mejor cuando todos sabemos que es un factor que no tiene mucho que ver con el desarrollo deportivo. Obviamente necesitamos un mínimo de equipo para entrenar y a todos nos gusta ir lo mejor posible en nuestras jornadas de entrenamiento pero realmente no es necesario tener un modelito distinto para cada día en el gimnasio. ¿No os ha pasado que os encontráis a gente sin apenas nivel, hábitos deportivos, ni constancia que tienen más equipo deportivo y más variado que deportistas profesionales?

Está claro que la ropa puede ser una aliciente para generarnos algo de motivación. A todos nos gusta estar a la moda pero sinceramente la indumentaria no debería ser tu máxima a la hora de practicar ejercicio.

Reutiliza ropa, evita los productos “fastfashion”, compra lo necesario y preocúpate porque todo lo que compres tenga cierto compromiso con el medio ambiente.

Ahora hay cientos de opciones así que no os dejéis vencer por la publicidad y compra lo necesario sobretodo cuando estéis empezando.

Además de ahorrar dinero estarás contribuyendo a mejorar la sostenibilidad.

– Utiliza productos con tus mismos valores

Si poco a poco estáis conciliando y modificando los hábitos de vuestra vida con pequeños cambios para mejorar el planeta Tierra porque no dar un paso más allá y empezar a preocuparnos por sistemas de producción y orígenes de los productos que consumimos.

Algunas marcas y empresas están construyendo nuevos sistemas de ventas basados en ideas ecológicas y sostenibles que seguramente estén más cerca de vuestros valores y es por ello que hay que premiarlas con nuestra fidelidad. Lo bueno de vivir en la era de la comunicación es que tenemos de forma sencilla toda la información a nuestro alcance pudiendo determinar y analizar que productos tienen un compromiso con el medio ambiente compartiendo valores con vosotros.

Comprad productos nacionales evitando con ello transportes internacionales, buscad vestuario que no utilice sintéticos o materiales contaminantes, y por supuesto, informaros sobre su política en cuanto a su sistema de producción.

Cambiar nuestras costumbres como consumidores es difícil pero también sumamente necesario.

– Piensa lo que comes

Una buena forma de contribuir en este sentido es alimentarnos con productos nacionales y de temporada. Básicamente como hacían nuestros padres o abuelos. Decantaros por conseguir un calendario de fruta y verdura de temporada para poder conocer qué alimentos comprar evitando así consumir alimentos que cuya producción conlleve una mayor contaminación.

Cada vez más estudios avalan que basar nuestra alimentación en un estilo vegetariano es la clave para conseguir el equilibrio entre la demanda de comida y la producción de comida sin apenas dejar huella en el planeta. Reduciendo emisiones y además alimentándonos con productos más sanos.

Eliminar ciertos productos también contribuye a evitar el deterioro de la tierra, como por ejemplo, los ultraprocesados que utilizan grandes industrias para su elaboración sin ningún compromiso con el medio ambiente. O elegir productos cuyo embalaje no sea dañino como es el caso de los envoltorios plásticos o sintéticos.

Pequeños detalles que juntos son parte del cambio y que además te permitirán alcanzar una vida más saludable.

Como siempre todo es informarse un poco , organizarse y preocuparse por lo que hacemos, así que toca tomar conciencia y tomárselo como un nuevo estilo de vida del que cada día conocemos un poco más pero donde está claro que formamos un papel fundamental.

Alberto Rodríguez

ar.streetvision@gmail.com

+ 34 665 60 24 26

@Albertorodriguezsports

@alberto_rawdriguez

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here