«Los Mandamientos del Gimnasio»

En septiembre empieza la nueva temporada deportiva y hordas de aficionados y no tan aficionados al deporte vuelven a su templo, el gimnasio. Ese lugar con aire acondicionado donde nos concentramos en nosotros mismos y nuestros objetivos.

Como cada vez es más “mainstream” la vida saludable, cada nueva temporada hay más público en los gimnasios generando un ecosistema un tanto peculiar y a veces hasta desagradable.

¿No os ha pasado que volvéis de vacaciones y os decantáis por darlo todo en el gimnasio y todo está igual pero lo sentís diferente?

Hay nuevos socios, nuevo “staff”, nuevas clases colectivas, nuevos horarios, las máquinas las han cambiado de lugar y en definitiva te sientes nuevo pese ha haber pasado en ese mismo lugar infinidad de horas buscando alcanzar tu objetivo personal.

Como en todo campo, en el deporte hay que mostrar empatía. Tanto por los que empiezan a construir una vida sana como los que llevan años practicándola y septiembre es un mes para comenzar o retomar.

Todo es cuestión de unirse y respetarse puesto que en diferentes niveles todos estamos en el gimnasio para mejorar y cuidarnos que al fin y al cabo es lo importante.

Aquí os vamos a contar la mejor forma de lograr vuestros objetivos en esta nueva temporada deportiva, unidos y luchando juntos por llevar una vida más saludable.

Para que todos disfrutemos del fitness os presentamos estos mandamientos que también deberían formar parte de vuestra rutina de entrenamiento y vuestra filosofía de vida.

Mujer en el gimnasio con su coach

1 Amarás el deporte como a un familiar (querido).

¿Quién no ha escuchado alguna vez la famosa frase “Amarás el deporte por encima de todo? Pues no nos cansamos de repetirlo ya que el deporte tiene innumerables beneficios y aunque en ocasiones tengamos una relación de amor/odio, el deporte es fundamental para llevar una vida saludable dentro y fuera del gimnasio.

Gracias al deporte conservaréis la fuerza, flexibilidad y el tono muscular, os ayudará a controlar el peso y enfermedades asociadas a ello, mejora la circulación, disminuye la presión arterial, aumenta la capacidad respiratoria y mejora la oxigenación sanguínea. Además de ser un perfecto desestresante y aumentar el libido gracias a la neurotransmisión de la noradrenalina, serotonina, testoterona y dopamina, lo que supone también una mejora del estado de ánimo.

Elegid un motivo para amarlo pero hacedlo

2 El descanso también es parte del entrenamiento.

Está demostrado científicamente que el descanso es uno de los elementos más importantes para poder rendir a un nivel óptimo en nuestro día a día y por lo tanto también en nuestras jornadas deportivas.

El sueño es un proceso activo imprescindible, en el que el cerebro sigue realizando importantes funciones psicológicas y fisiológicas. El descanso durante el sueño hace que nuestro sistema inmunológico se fortalezca y nos mantienes sanos, además de tener un mejor carácter que es algo de agradecer.

Es fundamental dormir al menos 6 horas y tener un horario fijado sobretodo en países como el nuestro que somos de trasnochar.

En nuestro calendario deportivo también hay que diseñar algunas épocas de descanso y por supuesto dependiendo de vuestro objetivo personal realizar una rutina de entrenamiento que os permita descansar. Y cuando hablamos de descansar nos referimos ha descansar de verdad. Lo general es descansar al menos 1 día a la semana y descansar al menos una semana cada tres meses. Y en estas fechas no pisar el gimnasio ni aunque os paguen.

El descanso también forma parte del entrenamiento y es una buena forma de evitar lesiones y sobrecargas sobretodo cuando se vuelve de vacaciones.

 

 

Eso sí, descanso no significa abandonar.

¡Eso nunca!

3 Respeta y te respetarán.

Que sí, que todos sabemos que los que se inician en el mundo del fitness suelen ser algo lentos y patosos, pero no es razón para avasallarles. También tienen un objetivo y es igual de respetable e importante que el vuestro. Hay espacio para todos y tened siempre presente que todo el mundo empezó un día por primera vez, incluidos vosotros.

Principiantes, aficionados, deportistas, seudoexpertos y expertos, unidos todo es mucho más fácil así que como siempre lo mejor es empatizar, respetarnos y ayudarnos.

Si eres nuevo pregunta, no interfieras los entrenamientos del resto y sé fuerte, los comienzos siempre son duros pero en nada se hace un verdadero estilo de vida.

Si eres perro viejo entrenando ayuda, tú estás más familiarizado con este entorno y sabes lo que cuesta empezar. Convivir es vivir y hemos venido para pasarlo bien y disfrutar del deporte.

4 No desaprovecharás los entrenamientos.

En el mundo en el que vivimos donde el estrés del día a día es elevado y nuestro mayor problema es el tiempo, todo se pone en contra para encontrar hueco para entrenar pero seguro que con un poco de organización y ganas encontraréis tiempo para entrenar de una forma eficaz y regular. Los entrenamientos tipo HIIT o los entrenamientos funcionales os permiten alcanzar vuestros objetivos físicos sin necesidad de gastar una gran cantidad de tiempo.

Una vez predispuestos para entrenar, hacedlo de verdad. No perdáis tiempo con el móvil, dejad de arreglar el mundo con vuestros compañeros de gimnasio y aprovechad bien el poco tiempo que tengáis. Que vuestros músculos no lleguen a enfriarse rompiendo el correcto desarrollo de vuestra rutina. Después de entrenar o durante la  ducha podréis comentar vuestras anécdotas sin restar tiempo a vuestra sesión.

Todos tenemos días malos en los que la motivación y el rendimiento no son lo que esperábamos así que no nos martiricemos y continuemos con ello.

5 No al ejercicio trimestral.

El año tiene 4 periodos clave en los que la gente acude de forma masiva al gimnasio, pero solo por un breve espacio de tiempo, unas semanas, un mes, o tal vez dos. Esas fechas son después de Navidades, antes de Semana Santa y antes y después del verano.

Si pertenecéis a este grupo, debéis saber que además de estar tirando el dinero, estáis desaprovechando el tiempo. Cuando acudimos al gimnasio por primera vez, lo normal es estar muy motivados y nos pegamos unas palizas por todo lo que no hemos hecho. Esto es un error. Al principio, lo mejor es ir paso a paso, logrando mejorar nuestra condición física de una forma progresiva y segura.

Así logramos aumentar nuestra confianza y vamos evolucionando además de aprendiendo.

Si no aguantamos más de dos meses en el gym nunca veremos esta progresión y al final terminaremos abandonando.

No caigáis en la monotonía y divertiros. El cuerpo necesita adaptarse a los nuevos estímulos y una vez que lo consiga podrá seguir progresando hasta alcanzar vuestros objetivos. No hay milagros, solamente esfuerzo y constancia.

6 No creáis todo lo que os cuenten.

A menudo perpetuamos ciertas teorías deportivas sin ninguna base científica y es que en realidad para tener que convivir con nuestros propios cuerpos toda una vida no tenemos mucha información fiel ni educación sobre ellos.

¿Recordáis la Educación Física en la escuela? Qué clase más maravillosa y divertida, pero luego a la hora de entrenar y alimentarnos conocemos bastante poco sobre nosotros.

En los gimnasios escucharéis de todo pero no debéis creer todo lo que oigáis u os planteen. Cada persona es un mundo y además, las evidencias y estudios científicos están en un continuo reciclaje por lo que es normal que haya tanta información. A ello se le suman las redes sociales que distribuyen el mensaje a cualquier parte del mundo sin preocuparse en su veracidad.

Investigad, preocuparos y posicionaros hacia lo que consideráis mejor para vosotros pero recordad que jugamos con nuestra salud por lo que vale la pena invertir algo de tiempo en buscar otras opiniones. 

7 Todos somos iguales y diferentes al mismo tiempo.

Partiendo de que todos somos iguales en la sociedad, hay un canon de belleza bastante marcado, tanto para hombres como para mujeres. Lo cierto es que estos cánones en muchas ocasiones están fuera del alcance de la mayoría de los mortales ya bien sea económicamente o por tiempo invertido. Son semidioses con una vida diferente a la nuestra. Y esa es la clave, todos somos iguales pero todos tenemos vidas y cuerpos diferentes. Está bien idealizar un estilo de vida o incluso a una persona pero seamos sensatos y pongamos todas las cartas sobre la mesa.

Evidentemente, cuando te sometes a un plan de entrenamiento y llevas una dieta equilibrada consigues alcanzar cambios que estarán más cerca de vuestro objetivo pero todos somos diferentes y no es bueno fijarse ni compararse con el resto. Cada uno de nosotros tardará más o menos en conseguir su meta. Cada unos de nosotros es bueno en ciertos ejercicios y malo en otros.

En definitiva, lo más importante es sentirnos bien con nosotros mismos.

Pensad que entrenamos para ganar en salud y que ya de paso repercuta en la estética y no al revés.

Los cuerpos de verano se fabrican durante todo el año así que aunque solo sea por la convivencia en los gimnasios tened presentes estos mandamientos del fitness y continuad disfrutando del deporte.

Alberto Rodríguez

ar.streetvision@gmail.com

+ 34 665 60 24 26

@Albertorodriguezsports

@alberto_rawdriguez

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here