¿Es importante la fuerza de voluntad para adquirir un hábito?

0
Un joven deportista coge el hábito de entrenar independientemente de si está de vacaciones.

Laura Llamas, del Grupo Laberinto, nos cuenta si la fuerza de voluntad es importante para adquirir un hábito.

El consejo que más se suele oír cuando alguien no puede adquirir un hábito es “tienes que esforzarte y tener más fuerza de voluntad”.

Si eres de esas personas que tiene muy claro cuál es su objetivo y no consigue un hábito, puede ser que varios factores lo estén impidiendo.

Los hábitos efectivos se consiguen en torno a 3 elementos: 

  1. Conocimiento de mi meta: ¿Qué es lo que quiero? ¿Por qué lo quiero? Necesito saber cuál es mi objetivo y qué recompensa voy a conseguir.
  2. Capacidades o recursos: ¿Cómo lo hago? Qué pasos, mecanismos o recursos necesito para conseguirlo.
  3. Deseo: ¿Quiero conseguirlo por mi mismo? Si el deseo es propio y me siento identificado con mi objetivo tendré un compromiso firme.

La fuerza de voluntad no existe pero si el compromiso como una meta.

Cuando estos tres elementos están arraigados a nuestra mente, ponemos en marcha todas nuestras estrategias para conseguir un futuro proyecto. En algunos casos, estos 3 elementos están claros pero no se consigue el hábito. Puede ser que la dificultad esté relacionada con factores psicológicos.

Los factores psicológicos se asocian con aquellos comportamientos repetitivos que nos hacen ser o comportarnos de un modo en particular. Por ejemplo, una parte sana de nosotros tendría como objetivo: estar más sano y para conseguirlo necesitaría comer productos no procesados. El problema sucede cuando se tiene un mal día y se gestiona la tristeza comiendo dulce.

La parte que aprendió a comer dulce cuando se sentía mal no corresponde a la parte que quiere ser sana. Posiblemente, la parte que se siente triste no sabe hacer otra cosa que le ayude a gestionar la tristeza. Esta forma de gestionar las emociones no ayuda a que la parte sana pueda conseguir sus objetivos. El conflicto entre partes, comúnmente lo traducimos en falta de voluntad o esfuerzo.

Empieza tu carrera, cogiendo un hábito, con consistencia, con fuerza de voluntad para comerte el mundo

La fuerza de voluntad no existe pero si el compromiso con una meta. No olvides, que habrá tantas soluciones como alternativas busques. En el Programa de Alto Rendimiento (P.A.R),  ofrecemos trabajar el área de preparación psicológica para conseguir ese objetivo que quieres cumplir.

Laura Llamas

Psicóloga en Grupo Laberinto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here