Tipos de piel y ¿cuáles son sus cuidados?

Muchas veces compramos productos para el cuidado de nuestra piel pensando que son los adecuados pero no siempre funcionan, en la mayoría de casos porque no identificamos correctamente los tipos de piel y sus características. Las siguientes descripciones te ayudarán a reconocer tu tipo de piel, cuantas clases de pieles hay y saber que productos son los más adecuados para su cuidado.

Mujer exfoliando su cara

¿Qué 5 tipos de piel nos vamos a encontrar?

1 Piel normal. Se trata de una piel de apariencia fina y suave, firme, elástica, luminosa y transparente, de apariencia jugosa y fresca. La cantidad de agua y grasa en esta piel está equilibrada.

Para su cuidado realizaremos una rutina de limpieza con un limpiador en espuma, una exfoliación dos veces por semana y la hidrataremos con lociones hidratantes ligeras.

2 Piel seca. Se trata de una piel fina de aspecto tirante y poco hidratado, de color rosado que tiende a descamarse y presentar finas arrugas. De poros finos y apenas perceptibles. Es propensa a la sensibilidad debido a la falta de lubricación natural.

Para su cuidado se debe utilizar crema y leche de limpieza y tónicos de acción calmante, evitando el uso de astringentes y jabones. Utilizar crema hidratante por la mañana y nutritiva por la noche. Es bueno aplicar una vez a la semana una mascarilla nutritiva e hidratante. Debido a que es una piel más sensible y delgada, se recomienda exfoliar una vez cada dos semanas.

3 Piel grasa. Es una piel más gruesa de poros dilatados que se perciben a simple vista y que produce demasiado sebo lo que da lugar a la aparición de espinillas, puntos negros y mucho brillo. Tienen tendencia a sufrir menos arrugas y, a diferencia de la piel normal o seca, tiene un color más amarillento. Esta también puede ser sensible debido al exceso de grasa pudiendo encontrar zonas enrojecidas como la zona del surco naso labial, nariz o frente.

Para su cuidado se debe limpiar mañana y noche con un gel limpiador equilibrante y tonificar con tónico equilibrante sin alcohol. A la hora de hidratar, hay que tener cuidado con no confundir la hidratación con el control de la grasa. Las pieles grasas también deben ser hidratadas para mantenerlas tersas y suaves y para su hidratación, es recomendable usar cremas que sean reguladoras y libres de aceites. Se puede exfoliar hasta dos veces por semana y se recomienda usar mascarillas de arcilla para regular el exceso de grasa.

4 Piel mixta. Presenta zonas más grasas en la frente, nariz y mentón, llamada comúnmente zona T, mientras que el resto de la piel son zonas con características de piel seca.

Este tipo de piel necesita un cuidado mixto, es decir, se aplicarán productos para pieles grasas en la zona T y productos para pieles secas en el resto del rostro como las mejillas. Este cuidado mixto debe ser igual tanto en el ritual de limpieza como de cuidado facial.

5 Piel sensible. Se percibe como una piel muy fina y delicada. Es muy vulnerable ya que al menor estímulo se irrita y enrojece con facilidad y es propensa a desarrollar algún tipo de alergia.

Para su cuidado, debe limpiarse con jabones muy suaves sin detergentes para no dejarla expuesta a las agresiones. Es ideal usar leche limpiadora, aguas termales y texturas tipo mousse. Evitaremos los productos que contengan perfumes, conservantes y alcohol. Hay que tener cuidado a la hora de hacerse peelings (usarlos sin grano) y evitar cremas que contengan ácidos frutales, retinol o cualquier otro tipo de sustancia exfoliante. Por último, es recomendable el uso de mascarillas refrescantes.

Una vez identificado vuestro tipo de piel y sus características, os será más sencillo saber que productos debéis comprar y así dejar de acumular cremas en las baldas.

Noemí profesional de make up
Noemí Gómez Fernández. Make Up Artist & Hair Stylist