fbpx

¿Conoces el souping? 10 TIPS para que tus sopas sean saludables

Chinita Perez nos cuenta 10 tips para que tus sopas sean saludables

Sopas saludables que te dan la vida

“Amígate con las sopas, cremas, caldos naturales y saludables”

DESCUBRE LOS SÚPER PODERES DE LAS SOPAS SALUDABLES

Hay muchas razones por las que nos gustan las sopas. Es un plato simple, auténtico, fundamental y con innumerables cualidades que la ha convertido en una opción imprescindible en la cocina. Su elevado contenido en agua la y variedad de alimentos que pueden intervenir en su elaboración permite cubrir las necesidades diarias recomendadas de líquidos y nutrientes en muchas de sus opciones.    

 

¡Muchos motivos para incluirlas en nuestra alimentación! 

 

Ayudan a equilibrar la dieta

Las sopas permiten reunir en un solo plato alimentos que aportan beneficios diferentes. Cuanta más imaginación pongas al elaborarla o más alimentos la integren, más se acercarán al concepto de alimentación variada y equilibrada, sin olvidar el jugo de texturas, colores y sabores que nos permiten. 

Económicas y fáciles de preparar 

Una de sus mayores virtudes es que se puede hacer una sopa casi de la nada, aprovechando los ingredientes que tienes a mano y la inspiración del momento; aquí me gustaría decirte que al momento de cocinar debes estar presente en ello. Ponerle mucho amor y cariño a tus elaboraciones te prometo que es el ingrediente esencial para que tus comidas sean todo lo que necesitas a nivel energético añádele amor, intención, y confía en ti, que seguro saldrá riquísimo si tu te lo crees antes.

Pues solo necesitamos, cacerola con agua, fuego, y muy pocos utensilios. Con solo eso, en menos de una hora, o incluso menos, estarán listas para ser consumidas. 

Gran poder de aprovechamiento y reciclaje 

Si tienes arroz en la nevera o diferentes cereales o alimentos en la nevera o lacena,  los puedes reciclar! ¡Las sopas ayudan a no desperdiciar la comida! Con una sopa se le puede dar vida a un arroz del día anterior, o reciclar verduras o legumbres. Son ideales para la utilización de los tallos u hojas de algunas hortalizas, que habitualmente no se emplean, como las hojas de remolacha, col, brócoli o zanahorias, entre otras. Como verás, las sopas nos brindan muchas posibilidades! 

Despiertan la creatividad 

Junto con las ensaladas, las sopas permiten improvisaciones, mezclas de colores, sabores, o texturas y dar rienda suelta a la imaginación. Y, además, consiguen un efecto de reconciliación con la cocina, ya que siempre quedan bien y no se necesita un atril repleto de recetas para elaborarlas. Tú, tus ingredientes, tu inspiración y Voilà! 

Se trata de un plato muy agradecido que, si está realizado con buenos ingredientes, siempre resultará agradable al paladar, a la vista y el olfato. 

CHINITA PEREZ
CHINITA PEREZ

Ideales en todas las estaciones

Antes tenía la creencia de que las sopas solo eran para el invierno. 

Cuan equivocada estaba en algunas cosas.. también solía pensar que hacerme “sopa” como un plato era poca cosa. Recapitulemos… hoy en día como sopa en todas las estaciones, porque las sopas de verano son refrescantes y proporcionan todos los beneficios de los alimentos crudos.

Se convierten en una alternativa refrescante y ligera para hidratarnos y nutrirnos en los meses de más calor. Recetas como el gazpacho y otras sopas frías permiten recuperar el agua perdida por el calor y regalarnos ingredientes muy necesarios en esta época como frutas, hortalizas… perfectos para mantener nuestra piel en buen estado y protegida del sol.

Además, el consumo de este tipo de sopas y cremas vegetales frescas hace que se alcance más fácilmente el objetivo nutricional de tomar cinco raciones de fruta y verdura al día. Si te cuesta consumir la fruta como tal, o la verdura como tal, ¡prueba con una sopa fresca, tu salud lo agradecerá! 

En invierno, las sopas –preparadas con alimentos de la estación- se convierten en una elección tan apetecible como saludable para afrontar el frío, especialmente si se se toman calientes, ya que ayudan a mantener el calor corporal. Además, al estar compuestas principalmente de agua, son ideales para consumirlas cuando las temperaturas bajan suelen limitar el consumo de agua fresca.

También en esta época aportan el calor y los nutrientes perfectos para ahuyentar los resfriados. En primavera y en otoño, por otra parte son las reinas de las dietas depurativas. En definitiva, la sopa es una fórmula con gran poder de adaptación a todas las estaciones y posibilidades. 

Depurativas

Las sopas pueden convertirse en una experiencia depurativa si se elaboran con ingredientes que refuercen y apoyen la capacidad natural del cuerpo, que sabe cómo limpiar e incluso cómo curar, siempre que se le proporcionen los alimentos adecuados. 

Los alimentos estrella para esta tarea son, sin duda, las verduras, las frutas, las hierbas aromáticas, las especias, las semillas, y los germinados, que tienen cualidades para promover y optimizar esta función corporal. 

Ligeras

Las sopas son la combinación perfecta de muchos nutrientes, pocas calorías y alto contenido en fibra, además de ser una de las mejores opciones para una cena ligera o una dieta de limpieza.

Tomar una taza de sopa o caldo antes de comer y a una temperatura más bien caliente provoca una sensación de saciedad. Es, una buena opción para incluirlas como primer plato cuando estas con el objetivo de bajar de peso, eso sí, debes hacerlas con ingredientes ligeros y muchas verduras para obtener cantidades optimas de potasio para eliminar el exceso de líquido y favorecer la alcalinidad indispensable para eliminar toxinas y bajar de peso. Las sopas son, así, un alimento perfecto para aligerar la silueta, nutren sacian y drenan. 

Energéticas 

Las sopas pueden llenarnos de energía a partir de la utilización de alimentos que tienen la cualidad de estimular el organismo: legumbres, algunos cereales, frutos secos, algas o especias, entre otros, tonifican y ayudan a recargar las pilas después de un día agitado. 

Nutritivas e hidratantes 

En cada sorbo que bebemos los nutrientes naturales de las hojas, raíces, verduras, legumbres o cereales que contienen vitaminas, minerales y proteínas, que se potencian entre sí al mezclarse. Por eso es recomendable no exagerar con la temperatura ni el tiempo de cocción, para preservar sus cualidades intactas. 

Las sopas están compuestas principalmente por agua, de ahí que sean una fuente hídrica inigualable. Por tanto, aunque existen muchas variedades de sopas, el denominador común de todas ellas es su gran aporte hídrico y nutritivo. 

Digestivas

Tanto las sopas como las cremas o purés entran dentro del grupo de alimentos predigeridos, cuyo proceso de digestión es menos costoso: 

los alimentos –que contienen, por lo general, fibra y valiosos nutrientes-se cuecen y, al ablandarse, cuestan menos de masticar y digerir. 

La sopa contribuye al hábito de comer despacio con tranquilidad, de tomarse un mínimo de tiempo…, algo que repercute en una mayor digestibilidad y una mayor atención a nuestra alimentación. 

Terapéuticas 

Es importante recordar que tenemos ¡una farmacia en la cocina!

Debemos aprovecharnos del poder curativo de ciertos alimentos que son muy saludables. Sin ir más lejos, alimentos como: la cúrcuma, el ajo, el jengibre, la cebolla, el shiitake, el perejil, el tomillo o el orégano, entre otros muchos, son poderosos antivirales y antebacterianos que ayudan a reducir inflamaciones, eliminar toxinas, estimular el sistema inmunológico y revitalizarnos. 

Por otro lado, no nos olvidemos de que los caldos conservan todo el contenido alcalino y equilibrante de las verduras. Así, mientras que el exceso de acidez reduce la capacidad de nuestras células para absorber nutrientes al proporcionar la acumulación de toxinas y la aparición de muchas dolencias, mantener nuestro cuerpo ligeramente más alcalino es esencial para que los mecanismos inmunológicos funcionen mejor.

Recurrir al poder de algunos alimentos para mejorar la salud es una tradición constante: elaborar sopas con ellos será un medio de degustar sabores únicos y de beneficiarnos de propiedades saludables que notaremos por dentro y por fuera. 

Chinita Perez

¿CONOCES EL SOUPING?

¿TE ANIMAS A PRACTICAR EL SOUPING?

El souping comenzó en 2014 en California y, a partir de ahí, fue extendiéndose por todo el mundo, sobre todo cuando la actriz Gwyneth Paltrow comenzó a hablar sobre los múltiples beneficios de esta nueva moda. El souping es un tipo de dieta alimentaria que se basa en incorporar sopas y cremas en tu rutina, aportando múltiples beneficios al mismo tiempo que te ayuda a adelgazar.

Darle a nuestro organismo un solo tipo de alimento para digerir es algo que le proporciona un merecido descanso y la oportunidad de recuperar el silencio digestivo –además de producir efectos positivos en el peso-.

Es algo así como una jornada de reflexión donde podemos observar nuestra relación con la comida, el apego a determinados alimentos o, simplemente, seguir nuestro intento de limpieza después de algunos días de excesos. En estas ocasiones cuando se descubre que es posible cambiar algunos hábitos por otros más saludables. 

Es importante poner atención en nuestra alimentación poco a poco para aprender a distinguir lo que nos hace bien y beneficia nuestra salud, de aquello que no nos hace tan bien. 

Si estas buscando bajar de peso, o en busca de un objetivo físico practicar el Souping antes de embarcarte en una dieta en mi punto de vista es más recomendable que realizar una dieta básica que prohíba cosas por un determinado tiempo y una vez conseguido el objetivo ya vuelvas a querer comerte todo… Por el contrario, si tu tomas el control de tu alimentación e inicias un camino hacia una alimentación más natural poco a poco para darte una idea de lo que eres capas.

Intentar bajar de peso y seguir algunas pautas para conseguirlo no debería perseguirnos, aburrirnos o culpabilizarnos, sino todo lo contrario: puede convertirse en un propósito divertido, sabroso y hasta diferente cada día si le dedicamos un poco de paciencia, tiempo y ponemos toda la atención en los deseados beneficios. Experimentar es la clave, debemos ser expertos de nuestro propio cuerpo. 

¡Quien va a conocerte mejor que tú, que lo vives y lo sientes! 

Todo lo que se consiga a través de la alimentación es muy importante y decisivo, aunque también debe apoyarse en otros pilares fundamentales y complementarios, como la práctica de ejercicio físico 

-oxigena, activa y ayuda a conseguir dosis de buen humor- y una rutina de afirmaciones positivas que eleven la confianza en lo que se puede conseguir. Es posible hacerlo, solo hay que ponerlo en práctica, confiar y entregarse. Y en este contexto la alimentación natural y energética puede ayudarte conseguir no solo tu objetivo físico si no que te ayudara a conectar tus tres cuerpos, cuerpo físico, mental y espiritual. Porque somos parte de un Todo, somos parte de la naturaleza y de sus leyes universales.

Comer en equilibrio con los ciclos de la naturaleza te hará estar más conectado con tu centro, y esto te acerca más a tu propósito. Cada estación nos proporciona diferentes alimentos naturales que aportan todas las vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos etc., que tu cuerpo necesita. Por eso mismo, si estás aquí leyendo esto y no sabes por donde empezar, pues… te quiero decir algo bonito: “Un día a la vez”. 

 

Si todavía no te convencí y estas pensando que no te saldrá, que tu no sirves para la cocina, o que no tienes fuerza de voluntad, te animo y te desafío a este día hacerlo. 

 

Y puedes repetir esta afirmación positiva: 

 

“Hoy, yo (………) comienzo a crear una nueva relación con mi cuerpo y mi alimentación, me aventuro al cambio de un nuevo hábito, con amor para mi”  

 

Claro que si tú puedes, las sopas son de gran ayuda para este proceso, dado que le proporcionan al cuerpo lo que necesita, avivan la fuerza digestiva, son creativas, deliciosas y fáciles de hacer. Siempre es bueno tomarse un día libre: ¡Nuestro sistema digestivo nos lo agradecerá! 

 

TRES MANERAS DE PRACTICAR EL SOUPING

TOMAR SOPAS Y CALDOS EN TODAS LAS COMIDAS (4) DURANTE UN DÍA. 

SUSTITUIR LA CENA POR UN PLATO DE SOPA LIGERA.

TOMAR UNA TAZA DE CALDO VEGETAL ANTES DE CADA COMIDA; UN RECURSO INTERESANTE PARA EVITAR ANTOJOS POSTERIORES. 

 

10 TIPS PARA QUE TUS SOPAS SEAN SALUDABLES Y QUEDE PERFECTAS

1. Si utilizamos agua mineral, mucho mejor. Además, debemos asegurarnos de que le líquido sea suficiente para que la sopa no quede demasiado espesa. recuerda siempre: agua mineral, o agua filtrada siempre de calidad.

2. Buscar un equilibrio entre los ingredientes imaginando de antemano que sabores producirán en el gusto del comensal. Es aconsejable que no sean ni excesivamente dulces, ni demasiado picantes, ni muy amargos ni muy insultos en exceso.

3. La elaboración de la mayoría de las sopas comienza con un ligero rehogado de las verduras de base, pero hay que evitar que se doren para que no pierdan suavidad. En algunas sopas como la de tomate, calabaza u otras. Asar las verduras les proporciona un sabor más intenso y caramelizado.

4. La sal es mejor añadirla al principio, ya que esto facilita la salida de los juegos, aunque hay que rectificarla durante la cocción y siempre con moderación. Acuérdate que siempre podemos utilizar condimentos y alimentos naturales para reforzar su sabor. En sustitución de la sal puedes añadir algas marinas.

5. La calidad y frescura de los ingredientes así como la limpieza y el hecho de que sean de temporada garantizan el éxito de una preparación. Las verduras de temporada tienen toda la fuerza de lo que la naturaleza ofrecen en cada estación. Añadiremos primero las más consistentes o duras y al final las que necesitan menos tiempo de cocción.

6. Las verduras de sabor más fuerte, como la col, deben cocinarse a fuego lento porque tienden a adquirir un sabor amargo cuando se las somete a altas temperaturas.

7. En el caso de incluir leche o nata (ambas pueden ser de procedencia vegetal o animal) debe hacerse en el último momento fuera del fuego, y con moderación para que no anulen el sabor de los demás ingredientes. 

Yo en mi cocina elijo siempre lo más natural, y si le pongo alguna leche elijo las opciones vegetales, sin azucares añadidos. pueden ser leches de cereales como avena, arroz, soja, o la que elijas y tengas en casa.

8. Si la sopa ha quedado muy salada, podemos añadir unos trozos de patata o de nabo, o un trozo de pan, y dejarla cocer unos minutos más: absorberán la sal sobrante. 

9. Si cocinas con carne alguna de tus sopas, ten en cuenta despumar varias veces la sopa para eliminar las impurezas que se concentran en la superficie y en los bordes. así, esta tendrá un sabor limpio y se apreciaran mejor sus ingredientes. 

10. Añadir un poco de acidez al final, como unas gotas de limón o lima, ilumina y suaviza los sabores. también resulta muy interesante darle un toque fresco y crujiente en el último momento con diferentes toppings: le proporcionará texturas atractivas, la llenará de color y sabor… y más sabor! puedes utilizar toppings como semillas de girasol, calabaza, algunos trocitos de algún fruto seco, levadura de cerveza (nutricional), y aquí te pones creativo y a tu gusto para darle tu toque final! 

11. Las verduras de sabor más fuerte, como la col, deben cocinarse a fuego lento porque tienden a adquirir un sabor amargo cuando se las somete a altas temperaturas.

 

“Que el alimento sea tu medicina, y tu medicina sea tu alimento” 

Hipócrates. 

 

@Chinitaperezs, Influencer probando un dulce de Navidad

Con amor, Chinita! 

Gracias por @Bienvivirvibes!

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.