fbpx

“No hay miedo a morir, hay más miedo a vivir”

en la imagen rocio perez
Rocio perez: @bienvivirvives ,@chinitaperezs y fotografía por @gajo.pr

 

MEDITAR, OBSERVAR, ACEPTAR, PARA SANAR.  

“Solo existen dos días en el año en los que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir”

                                                                                            Dalai Lama

 

Me gustaría empezar contando mi humilde experiencia con este encuentro mágico y único que sucede cuando te encuentras contigo mismo después de mucho buscarte.

Pero es difícil explicar con palabras ese sentimiento de paz y pureza que invade todo tu cuerpo cuando logras conectar con tu verdadera esencia… Es largo el camino del autoconocimiento, y como el mismo dice se trata de embarcarnos en este viaje llamado vida, dispuestos a experimentar con nosotros mismos la verdad.

El caos, el desorden, forman parte del proceso, la distracción, y la vida ajetreada también, no hay reloj ni tiempo para desconectarnos, tampoco uno perfecto.

Vamos demasiado rápido, o demasiado lento, vamos caminando sin estar.

Y sentimos que la vida se nos va, pensamos demasiado para actuar, tenemos miedo de morir, pero también de vivir.

A través de la meditación tú, como yo, podemos conectar con nuestro DIOS INTERIOR que es omnisciente (Él lo conoce todo) omnipresente (él se encuentra en todo lugar) y omnipotente (él es todo poderoso). Esta omnipotencia está presente y obra en todo momento en ti. Actúa de tal forma que te guía hacia las personas y situaciones que necesitarás para crecer y evolucionar de acuerdo con el plan de vida elegido antes de tu nacimiento.

Antes de tu nacimiento, tu Dios interior atrae tu alma hacia el medio ambiente y la familia que necesitarás durante tu siguiente vida. Esta atracción magnética y sus objetivos están determinados, por una parte por aquello que aún no has logrado vivir en el amor y la aceptación en tus vidas anteriores y, por otra, por lo que tus futuros padres deben poner en orden a través de un/a niño/a como tú. Esto explica que los niños y los padres suelan tener las mismas heridas que curar.

El ser humano desea vivir cada vez más inteligentemente. Cuando se percata de que una experiencia produce consecuencias perjudiciales en lugar de reprocharse a sí mismo, o reprocharlo a otra persona simplemente debe aprender a aceptar a haberla elegido, aunque sea inconscientemente, para caer en la cuenta de que dicha experiencia quizás no fue una decisión inteligente. La experiencia se vive en la aceptación, sin embargo recuerda que aun cuando te digas “no quiero vivir ya así”, todo comenzará de nuevo. Debes otorgarte el derecho a cometer varias veces los mismos errores si así es necesario, o de vivir una y otra vez la experiencia desagradable antes de llegar a tener la voluntad y el valor necesario para transformarte.

¿Por qué no lo comprendemos desde el principio?

Por nuestro EGO, sostenido por nuestras creencias, y muchas de ellas limitantes.

Todos tenemos muchas creencias que nos impiden ser lo que deseamos ser. Cuanto más nos perjudican estas formas de pensar, más tratamos de ocultarlas. Incluso llegamos a creer que no nos pertenecen. Poder superarlas exige, por tanto, entregarnos, aceptarnos, olvidar el miedo a vivir, a sentir estar vivo, y a transitar todas tus emociones. Tener la valentía para atravesar, habitar y abrazar el dolor. Todos tenemos heridas que sanar a lo largo de nuestra vida. Y como siempre digo, nada es de un día para el otro, ni tampoco hay una fecha exacta para todos, al contrario… cada uno tiene su momento, en diferentes tiempos, y vidas. Nuestra alma podrá alcanzar la felicidad plena sólo cuando nuestro cuerpo mental, emocional y físico estén atentos a nuestro DIOS INTERIOR.

A él llegaremos de diferentes maneras, pero siempre con el mismo propósito… ese de encontrar nuestra verdad, y conectar con nuestra paz, poder sentir que todo esta bien, suceda lo que suceda.

Sentirte en calma a pesar de la tormenta, poder observarnos y analizar las situaciones teniendo una mirada 360 aprendiendo a ser testigo y no juez. Aprendiendo a vivir, y no actuar. La energía más poderosa que puedes conocer, es el AMOR. Vivir desde el amor y aprender a no juzgar mi vida, si no vivirla. Es mi práctica diaria. Vivir en unión y comunión contigo mismo te hace estar en paz contigo y los demás.

Si te pudiera recomendar algo sería que te dediques un momento a ti mism@ cada día.

Hay mil maneras de meditar, mil técnicas. Pero como siempre me gusta decir que tu puedes encontrar tu practica y tu momento perfecto para ti. Llevar la meditación en tu día a día en tu vida. El objetivo de la meditación no es más que calmar tu mente, conectar con tu ser interior, pero sobre todo traernos al aquí y ahora. A vivir este momento presente. Si eres de los que te da curiosidad la meditación, o el porqué cada día más gente en el mundo saca partido de esta maravillosa herramienta te invito a que descubramos las 5 razones que nos deja la maestra de meditación en ti Angélica Soler.

 

¿Qué te inspira hoy a compartir, difundir y enseñar la meditación?

 

  1. La inspiración más importante para compartir meditación, viene de mi propia práctica, porque a través de ella he podido acceder a mi Ser, a mi corazón y darme cuenta de lo que realmente soy, no podría acompañar en este camino, de no haberlo recorrido tantas veces, ir y venir por la senda de auto conocerme, me ha motivado a tomar de la mano a quienes están buscando un guía y desean meditar y que no se sientan solos, ayudarles a superar los obstáculos que se encuentran (porque hay muchos, la meditación no siempre es agradable) y que encuentren su manera de expresarse dentro de su práctica en comodidad.
  2. Con la práctica meditativa, las personas son más felices, esa es una verdad, entre más se incrementa la capacidad atencional, nuestro cerebro va teniendo unos cambios que son fascinantes, a tal punto que, en tan solo 60 días de práctica constante, las personas naturalmente tienen una mejoría en la gestión de sus emociones y reciben el regalo más grande que da la práctica: ¡Darse cuenta!, SI, se dan cuenta casi en tiempo real, de sus patrones reactivos y esto les provee la posibilidad de elegir, cuando no ves, caminas ciego, en piloto automático, en cambio cuando puedes ver, eliges como actuar desde la conciencia, ese es el tesoro de la meditación.
  3. Otro de los regalos que trae la práctica meditativa, es que nos hacemos más compasivos, es natural, porque si nos observamos sin velos, podemos vernos a través del filtro de reconocer nuestra humanidad, nos percibimos desde la verdad de lo que somos y esto ayuda a que seamos empáticos cuando nos reflejamos en la humanidad de quienes nos rodean. La sociedad está necesitada de empatía y de bondad y la meditación es una ruta directa, que nos conduce al corazón y por ende, a percibir que todos los seres, también tienen un corazón, que siente y que vibra tal como el nuestro.
  4. Y quizá el motivo más profundo para hallar la inspiración de acompañar a otros en el camino meditativo, es la certeza de que debemos educarnos en el amor, los humanos no amamos evolucionadamente, no es nuestra naturaleza, por el contrario, lo que concebimos como amor, esta lleno de condiciones y un poco de egoísmo, es por eso, que  han venido grandes maestros como Buda o Jesús, a darnos la gran lección del amor, porque de lo contrario, nuestra disposición natural, nos llevaría siempre a la discordia y a la separación, es confrontante reconocerlo y a la vez, reconocer que no sabemos amar sanamente, es el primer paso, para querer aprender más acerca del dar y recibir. De la práctica meditativa, inevitablemente, emerge el amor, es un efecto de la práctica constante y consciente, sin dar muchas lecciones que se comprendan desde la mente, el sentarse día tras día a observar el paisaje interior, nos abre la conciencia hacia la necesidad de amarnos y de amar a todos los seres de la existencia y ¿qué mejor motivo que ese, para disponernos a servir?
  5. Y por último conecto con esto, con el servicio, la vida sin un propósito de servicio, pierde sentido, durante muchos años, busqué el sentido de la existencia y a través del hacer y el hacer y fue solo cuando me di la oportunidad de conocerme a profundidad, he podido descubrir, que servir a la conciencia, ha dado luz a mi caminar. La meditación provee calma y seguido de ello, llega la claridad y desde esa claridad, podemos hacernos cada vez más libres, esa es mi misión, servir a otros en la transformación de sus mentes, de sus creencias, para que descubran su calma y puedan encontrar su camino hacia la liberación del sufrimiento.

 

Angélica Soler Rodriguez

Web. www.angelicasoler.com

IG- @angelica.solerr

 

Además te dejamos el link con una pequeña meditación para conectar con el amor. Guiada por Angélica  Soler

Cómo dice el inicio… “solo existen dos días en los que no se puede hacer nada, ayer, y mañana. Pero HOY, hoy si puedes perdonarte, y empezar acercarte a ti, escucharte y brindarte todo lo que te mereces”.

 

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.