Pose de Yoga realizada en una de las clases de Yoga
Pose de Yoga

Acudimos a clases de yoga para la práctica física de Asana (posturas), pranayama (respiración), meditación, kriya y demás herramientas que nos ofrece el Yoga.

La gran sorpresa es que lo que experimentamos durante una clase y práctica de Yoga no se queda ahí. Ese es el comienzo y el modo de generar un hábito.

 

Esa habilidad de escuchar lo que está sucediendo en cada instante en tu cuerpo-mente durante la ejecución del asana (postura); ese ser capaz de sostenerte en el asana pese al aparente dolor, o debilidad de la mente; ese ser consciente del ritmo de tu respiración y su significado; ese identificar tus propios límites físicos y mentales e incluso traspasarlos; ese mantenerte en posición de observador, de escucha durante la meditación; todo lo que experimentas durante la clase conlleva un paralelismo con cualquier ámbito de nuestra vida y podemos llevarlo a ella.

Postura de yoga, meditación

 

Ese es el gran legado. Toda práctica deja huella y genera una amplitud de consciencia que va integrándose en nosotros, en nuestro día a día que, con el tiempo va mostrando sus frutos en diferentes formas (bienestar, relajación, paz, capacidad de comunicación conmigo mismo y externa que influye en todas mis relaciones bien sean personales o laborales, orden, disciplina y un sinfín de beneficios) incluso los días que practicamos sin ganas conllevan a una experiencia que nos aporta.

 



 

 

Postura de Yoga

 

En ocasiones nuestra mente es como un animal con una energía tremenda, infatigable, inquieta, insaciable. Todo lo devora, enreda y casi sin darnos cuenta puede convertirse en nuestro peor enemigo. Esa máquina de pensar no entiende de descanso. Por ello, no duda en quitarnos horas de sueño donde retroalimentarse, mantenernos alerta, la charla y la obsesión hasta dejarnos agotados, sin energía ni vitalidad. Muchas veces incluso rozando el aislamiento, la ansiedad o estados de depresión.

 

Postura de yoga

 

La meditación nos ayuda a relajar y aquietar la mente. Nos aporta diferentes vías o herramientas para que ésta no nos controle y seamos nosotros los que hagamos un buen uso de ella.  Hay que practicar y reconocer la vía que mejor se adapta a nosotros.

 

Postura de yoga

 

Todos los alumnos que llegan a mis clases de yoga enseguida comprenden que una práctica avanzada de Yoga no depende de posturas avanzadas, equilibrios sobre brazos, saltos… Sino del nivel de presencia que tengas. Ese es el verdadero reto y eso es lo que día a día practicamos. Lo demás va llegando de manera natural, sin forzar. Y, precisamente, eso es lo hermoso. Escuchar al cuerpo/mente y descubrir cómo los límites van cediendo con paciencia y las nuevas posturas van llegando casi sin buscarlas. Esa es la magia.

 

Postura de yoga

 

En el fondo todos deseamos ser felices y estar conectados a la fuerza universal del Amor. Aunque a veces nuestra intención inicial se vea enmascarada por nuestros propios problemas, emociones pasadas, el ego, las creencias que generamos a nivel mental, solo nosotros somos los generadores de nuestra felicidad. Somos los artistas y creadores de nuestra vida, por lo que el resultado final sólo depende de nosotros, creemos nuestra propia obra de arte, nuestra vida.

 

Postura de yoga

 

Podemos empezar por cosas sencillas. La palabra sánscrito saucha se refiere a la pureza y la limpieza, apliquemos lo a nuestro espacio de práctica, nuestra vida, a nuestro lugar de trabajo, a nuestra casa, no dejes basuras cuando salgas al campo o la playa.

La mente toma la forma de lo que tiene alrededor. Crea claridad, limpieza y belleza en tu entorno estés donde estés.

 

Postura de yoga

Cultiva el parar, el respirar un segundo y después continuar. Poco a poco vas a ir consiguiendo que la bola no se haga tan grande. Que la carga se aligere, que las reacciones viscerales den paso a la ecuanimidad y la quietud.

Date tus momentos y permíteles a los demás, a tus familiares, a tus amigos y a tus seres queridos.

Deja el teléfono móvil y las redes sociales a un lado, conversa, respira, escucha, ama, observa y crea.

Estibaliz Franco Rahona, Satya
estifranco@gmail.com

 



1 Comentario